Todos Los Santos y Halloween

“Cuando una tradición desplaza a otra, ¿será porque es más útil?”

¿Es verdad ese refrán? Si cambiamos de nevera es porque la que tenemos se ha averiado. Si la que tenemos enfriase, no la cambiaríamos. Pero seguro que la nueva estará más reluciente o tendrá más utensilios, vaya, lo que ahora llamaríamos una “SmartNevera”.

Si nos adentramos en la tradición, descubriremos que la Castañada es una de las fiestas más arraigadas en Cataluña, que esperan mayores y niños, pero no olvidemos que va ligada a Todos los Santos, un día en el que recordamos a los que ya no están con nosotros. Tiene su origen en una tradición pagana que se celebraba en toda Europa en la que se asimilaba el fin de la cosecha y del buen tiempo con el culto a las almas de los familiares fallecidos. Existía la creencia de que por cada castaña que se comía esa noche, una alma era liberada del purgatorio.

Aunque la gran mayoría prefiere continuar con la tradición de casa, la que incluye castañas, moniatos y panellets; otros, principalmente los más pequeños, se han visto seducidos por una tradición foránea cuyos incentivos son el terror, una decoración vistosa y cuyo principal reclamo son los disfraces.

CASTAÑADA VERSUS HALLOWEEN

 La noche del 31 de octubre, la Castanyada convive en nuestra casa con la tradición de Halloween.

La Castañada

La Castañada es una celebración del ciclo de invierno, que nos llega desde las «libertas decembrica» de la época romana.

No debemos olvidar los panellets. Unos dulces que eran una especie de ofrenda funeraria que se ponía en las tumbas de los difuntos y que también eran los dulces que se servían en la comida que se celebraba después de la muerte de un miembro de la familia.

Con los años, la celebración ha adoptado un aire más festivo. Las castañeras salen a las calles y amigos y familiares se reúnen para pasarlo bien y celebrar una buena cena cuyo postre serán castañas, boniatos y, evidentemente, también panellets. Una celebración que emociona a los niños porque los convierte en protagonistas.

Halloween

Hay varias teorías sobre el origen de esta fiesta popular, pero la que tiene más peso es la que se remonta a la cultura celta del norte de Europa. El día 31 de octubre se celebraba en Inglaterra, Escocia e Irlanda la festividad del Samhain, el dios de los muertos. Ese día, los espíritus de los difuntos volvían acompañados de brujas para encontrar un cuerpo y poseerlo. Para evitarlo, todas las casas apagaban las luces e, incluso, se disfrazaban de brujas y demonios para confundir a los espíritus, y se hacían luces con calabazas vacías y con una vela dentro. Es lo que llamamos «Jack-o’-lantern.»

Más adelante, el cristianismo marcó el primer día de noviembre como el día de Todos los Santos. Consecuentemente, el 31 de octubre se convirtió en «All Hallows Eve», que en inglés antiguo quería decir la víspera de Todos los Santos. Actualmente, la fiesta se llena de disfraces de almas errantes y espíritus que vagan durante la noche por las calles de la ciudad.

Si pensamos que nuestras tradiciones serán sustituidas por las de fuera: no tiene porqué ser así, porque ambas tienen la misma raíz y el mismo sentido, lo que cambia es la manera de celebrarlo y ambas formas son interesantes. Y una vez más, los niños son los protagonistas de estas fechas, junto con el recuerdo cercano de los familiares que ya no están.

La Castañada y Halloween convivirán para siempre. La primera sobrevivirá en los talleres de panellets que se hacen en los colegios, junto a la fascinación que despiertan las castanyeres y las canciones populares. La segunda ha llegado para quedarse mucho tiempo, con las calabazas, la pirotecnia, las películas de terror, los disfraces y el “Truco o Trato”.

FELIZ CASTAÑADA A TODOS Y FELIZ HALLOWEEN TAMBIÉN”

Compartir este post en mi